Jueves, noviembre 01st, 2012 | Author:

Se trata de la remodelación de una casa construida en los años cincuenta, cuya arquitectura no responde a ningún estilo determinado. Para realizar este proyecto, los factores que más influyeron en su desarrollo fueron el emplazamiento y la forma de tratar la obra ya existente.

La casa está situada en el litoral catalán, cerca del rnar, y Aixelá quiso asociarla con este entorno mediterráneo. Para ello utilizó los colores azul, como el mar, y el rosa terrizo, buscando sensaciones de frescura y calidez. Esta influencia, también se ve reflejada en el pavimento del recibidor de la vivienda, cuyo dibujo y material recuerdan a los encontrados en la palacios pompeyanos. En cuanto a la obra existente, el decorador partió del planteamiento de respetar lo que ya estaba hecho, arreglando más que derrumbando, para no caer en el tópico de seguir de forma radical los cánones vigentes. El mezclar las nuevas intervenciones, conservando algunos de los elementos anteriores, como un testimonio de lo que fue, se hace para conseguir actualizarlos, dentro de un contexto diferente ja los habituales. Para ello se asumen ornamentos arquitectónicos pensados para otro ambiente, o realizados bajo un criterio ajeno al suyo, a veces de conceptos poco claros, además, todo ello está agravado por el paso de los años.

Categoría: casa reformada
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in