Lunes, enero 14th, 2013 | Author:

DOS SOFAS ENCARADOS.

Y perpendiculares a la pared de la chimenea, dándole así la importancia de ser el centro de atracción de la sala. Una mesita de mediana altura y dos sillones la complementan. A espaldas de uno de los sofás, la mesa rectangular del comedor. Una pared oscura en contraste con el blanco de la chimenea y de la librería.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in