Martes, septiembre 04th, 2012 | Author:

Muchas veces se prefiere el secreter en su forma antigua al moderno escritorio, porque parece más casero. En los numerosos cajones se pueden guardar, además, muchas cosas y mantenerlas más fácilmente en orden. Los viejos escritorios, bajos, esbeltos o altos, tienen un buen lugar en las habitaciones decoradas por mano femenina. En este caso, les muebles modernos, generalmente blancos, pasan a segundo término. En este dormitorio-estar, el secreter es la pieza más importante y que armoniza con el resto de los elementos.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in