Lunes, enero 25th, 2010 | Author:

Muebles salon rusticos

La reforma consistió básicamente en cambiar la carpintería, rehacer la fachada y convertir el antiguo establo situado frente a la piscina, en una casita independiente: “Se recupero la piedra de las paredes y se levantaron los techos para hacer otra habitación y un baño”, comenta Carmen, Esta ala se integra perfectamente a la casa gracias al suelo de barro cocido que actúa de nexo de unión entre ambos, a la vez que envuelve la piscina, de gresite blanco, que recuerda las antiguas albercas. “Primero queríamos una fuente pero luego nos animamos y acabamos haciendo una pequeña piscina”, recuerda divertida.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in