Martes, enero 19th, 2010 | Author:

Cocina rusticas

Pero la especlacularidad de las bóvedas se aprecia en toda su dimensión en estancias como el comedor o la coqueta cocina que Carmen define cariñosamente como “una pequeña monada”. En ella se recuperó y restauró el mosaico antiguo de la pared frontal y se aprovecharon los restos para el atractivo rincón que ocupa el lavamanos situado en la entrada del antiguo establo.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in