Domingo, julio 05th, 2009 | Author:

Decoracion paredes

De forma inconsciente, suelo rodearme de colores apacibles y sosegados: un papel a rayas crudas y blancas, una pared pintada de azul grisáceo o un techo color ultramar. Si el azul, como el mar y el cielo, me produce una profunda sensación de tranquilidad, la diafanidad de un espacio blanco, el puro reflejo de la luz y la exhibición de las texturas desnudas, me atraen ya irremediablemente. Justamente por esto, considero que lo más importante a la hora de escoger el color de las paredes, es complacer nuestro gusto personal, amén de tener en cuenta otros muchos elementos, como la altura de los techos, la luz natural o las dimensiones de la estancia.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in